lunes, 22 de mayo de 2017

inteligencias múltiples ¿verdad o mentira?

La película no es muy buena, pero esa actriz me encantó
     Es muy interesante lo que me he encontrado hoy en el País. El enlace es:
http://sociedad.elpais.com/sociedad/2011/02/24/actualidad/1298502014_850215.html
 pero no me fío de copiar el contenido por una ley que hay, según la cual me pueden demandar por publicar contenido de algún medio perteneciente a una asociación a la cual el País pertenece. Pero, dicho esto, quiero comentar esta noticia.
     Los que llevamos un par de años siendo obligados a aprender sobre pedagogía y otras dictadureces hemos visto ciertas teorías sobre lo que se conoce como inteligencias múltiples, según la cual, uno puede ser muy vivo para captar cómo tocar un instrumento y comprender de modo casi intuitivo la rueda de la harmonía (sí, yo siempre la escribiré con "h") mientras que puede ser un auténtico zoquete en la comprensión lectora. Yo siempre dije que esa teoría no me convencía, que para mí tocar bien un instrumento tiene más que ver con capacidades de otro tipo, más que con la inteligencia en sí. Que la inteligencia es algo más monolítico, o si no es una capacidad, es una cualidad al menos que se da en mayor o menor grado en las personas. Pero como una cualidad, no con partes.
     Recientemente ha habido el estudio que he enlazado a ese artículo del ese periódico, en el que se está viendo mediante lo que sí es ciencia, un filón de investigación que está aclarando qué relación hay entre la inteligencia y el cerebro. Se ha visto que en cuanto al neocortex hay una relación directa entre su configuración y la inteligencia del sujeto, mientras que cuando se han analizado esas partes ficticias que componían las inteligencias múltiples, no ha habido resultados que podríamos decir estadísticamente significativos. Es decir, no hay dichas inteligencias, sino una inteligencia que se puede expresar según la educación recibida de un modo u otro en la persona.
     Aún tengo esperanza de retomar mis estudios de matemáticas y física.

Inteligencias múltiples en wikipedia: https://es.wikipedia.org/wiki/Teor%C3%ADa_de_las_inteligencias_m%C3%BAltiples


sábado, 22 de abril de 2017

leer, escribir, hablar en la ESO. El papel de la asignatura de Lengua

     Leyendo la legislación andaluza sobre la ESO con vistas a la preparación de las próximas oposiciones de 2018, he dado con enunciado que expresa algo ya incluido en legislación ya obsoleta, pero que aquí está de un modo conciso y muy claro. Tanto que deseo transmitiros alguna reflexión sobre el tema. El enunciado en cuestión dice:
5. Las programaciones didácticas de las distintas materias de la Educación Secundaria Obligatoria incluirán actividades que estimulen el interés y el hábito de la lectura, la práctica de la expresión escrita y la capacidad de expresarse correctamente en público.
     Es, como puede observarse, el quinto punto de las "recomendaciones de metodología didáctica"; esto es, las recomendaciones de cómo debemos enseñar. Leyendo dicho punto no deja nunca de llamarnos la atención cómo, a lo largo de los años de estudiantes, consideramos y los profesores así mismo también parecían creerlo, que era la asignatura de Lengua castellana y Literatura la que tenía la exigencia ineludible de enseñar a leer, escribir y hablar correctamente, que es, en definitiva, a lo que se refiere el punto, más que a crear espléndidos lectores de literatura o escritores acendrados u oradores de multitudes, que es lo que parece implicar el punto. Todo es más sencillo: leer comprensivamente, escribir sin faltas y con coherencia y con cohesión y, por último, que la gente no tenga que preguntarte muchas veces qué quieres decir cuando intentas decir.
     Sin embargo, este punto es esclarecedor: todas las asignaturas son responsables de dicha obligación. Todas. Ya que son distintos los géneros o tipos textuales que se usan en las distintas asignaturas, de este modo es necesario que en cada una se enseñe a leer, escribir y expresar según sus contenidos específicos. Por ejemplo, los ejes cartesianos, fórmulas matemáticas, teorías de física, razonamientos lógicos... Son muchos los lenguajes específicos de cada ámbito del conocimiento que se nos presentan y con los que debemos saber lidiar y, por tanto, es cada asignatura la responsable de dichos textos y, en general, de la correcta expresión y comprensión.
     Entonces, alguien se preguntará acerca del cometido de la asignatura de Lengua castellana y Literatura. Si obviamos la parte de Literatura, que es obvia, y castellana, que también lo es, aunque no sea exacta (española es la que encaja sin presión), nos queda la parte que entra en juego en la discusión: Lengua. ¿Qué se enseña en Lengua?
     En lengua se enseña a reflexionar sobre ella y, para ello, contamos con el cometido especialísimo de la sintaxis y su análisis correcto y cuidado. Este es el instrumento para que el alumno entienda cómo funciona la lengua y, por tanto, cómo usarla. No os creáis que alumnos de bachillerato vayan a usar bien cuyo, en una conversación normal. Nos podemos encontrar las estructuras más inverosímiles para establecer relaciones posesivas que con un simple cuyo quedarían perfectamente expresadas. Además de este papel esencial de la sintaxis, en Lengua aprendemos el lugar que ocupa la lengua como sistema y el discurso como actuación de dicho sistema en un contexto. Esto nos llevaría a las variedades sociales e individuales, también a las tópicas, con lo que los alumnos aprenderán a respetar y a comprender el mundo en el que vivimos.
     Seguramente en la asignatura de Lengua se aprenda muchas cosas más, pero este simple recorrido lógico nos lleva a comprender la importancia de lengua y cómo su función no es la de enseñar a escribir, sino que su papel es mucho más esencial y mucho más reflexivo, conducente a la formación de ciudadanos mejores. O al menos, ese es el sueño...

miércoles, 12 de abril de 2017

estrella polar

Llevo bastante tiempo sin escribir. Sigo ocupado con Azorín, que me tiene apasionado. Sin embargo, mientras me decido a publicar de nuevo sobre Azorín, os dejo una novedad literaria que me hace cierta ilusión, la de mi propia obra poética, publicada por la editorial Titanium. Aquellos que quieran un ejemplar podrán adquirirlo a través de vuestras librerías, de la editorial o de mí mismo.


Ya os contaré más adelante ideas sobre el libro o sobre poesía, aunque quienes hayan leído este blog más o menos continuamente podrá imaginar mis gustos. También avisaré por aquí cuando se confirme lugar de presentación del libro.

viernes, 10 de febrero de 2017

de Azorín a la distopía mundial

     Escribo esta entrada en el blog tras cortar abruptamente la lectura de La voluntad de Azorín. Y es que hay cosas que se escapan si no se aprehenden al momento. Resulta que en la lectura, que ha superado mis expectativas, he llegado al capítulo X de la segunda parte, cuando Azorín se encuentra viendo un álbum de retratos de personajes ilustres de unas décadas anteriores. En eso, se menciona a Rivero, del que se dice "con su colosal sombrero de copa y su levita ribeteada, el bastón en la mano y mirando de perfil con las cejas enarcadas". Imaginemos la imagen de este señor del que aún no sabemos nada, de porte tan orgulloso, en blanco y negro, un aspecto que ya debería parecer algo anticuada en 1902, fecha de publicación de la novela y fecha en que está situada la acción de la misma. Cuando he leído la nota nº. 125 al pie de la página (es una edición de E. Inman Fox, anotada, en Clásicos Castalia), para informarme sobre el tal Rivero, he leído lo siguiente: "Nicolás María Rivero (¿1814?-1878), orador y jurisconsulto español. Diputado y gobernador de Valladolid bajo Espartero, fue importante liberal, llegando a ser presidente de las Cortes Constituyentes de 1869-1870, y luego Ministro de la Gobernación". Y aquí surge la idea de redactar esta entrada.
     "Fue importante liberal, llegando a ser presidente de las Cortes Constituyentes". Dejemos la fantasía distópica discurrir entre nuestras neuronas. Estamos en los orígenes del Régimen liberal en España, segunda generación de liberales, la cual vivió su implantación en nuestro solar. Esta generación liberal fue parte activa del mismo movimiento instaurador del régimen político y económico que aún impera en la mayor parte del globo. Al contemplar la figura de dicho orgulloso personaje, estoy contemplando un personaje secundario de la historia, del trasfondo de la fundación y desarrollo de una macrosociedad o macroestado, que ensalza a sus fundadores y que sigue existiendo aún doscientos años después de la imposición de la misma a través de guerras y asesinatos y luchas de poder.
     Así, hay una sociedad gobernada por una élite, un grupo cerrado al que es casi imposible acceder y que casi nadie es consciente de su existencia. Una sociedad que cree vivir en igualdad, libertad y fraternidad, pero que, sin embargo, está regida por leyes, policías y un poder judicial manipulado por políticos en lucha constante de poder. Una sociedad donde la ley está por encima de la moral y de la ética. Donde esa misma ley es incapaz de llevar a cabo lo que el pueblo cree que fundamenta la misma ley, a saber: la igualdad, la libertad y la fraternidad. Un macrorrégimen que se ha blindado de tal modo que el pueblo cree vivir en igualdad, libertad y fraternidad, sin que, de hecho, sea así. Un régimen cerrado de tal modo que grupos minoritarios de la sociedad puedan protestar por cuestiones menores del mismo, pero que jamás podrán rebelarse contra el sistema mismo para implantar otro porque, entre otros instrumentos de control, el macrosistema hamanipula las conciencias insistiendo en que fuera de dicho sistema no hay ni libertad, ni igualdad, ni fraternidad, aunque sea incapaz de ejercerla él mismo; directamente parece no interesarle, sólo hacer creer que sí existen tales principios.
     Imposible escapar de un sistema que controla todo, hasta la mente de los ciudadanos, un sistema que en nuestro solar fue instaurado por señores como el de "colosal sombrero de copa y levita ribeteada, bastón en mano y mirando de perfil con las cejas enarcadas".
     Volviendo a la realidad, hay que reconocer que llevamos viviendo doscientos años en un régimen que nos ha dado igualdad, libertad y fraternidad, que somos todos iguales ante la ley y no se cometen injusticias. Menos mal que hace doscientos años una serie de hombres y alguna mujer instauraron un régimen en el que el pueblo es el centro, eje y fin.

miércoles, 8 de febrero de 2017

vanidad de vanidades

Propterea, sicut per unum hominem peccatum in hunc mundum intrauit et per peccatum mors, et ita in omnes homines mors pertransiit, eo quod omnes peccauerunt...




A shackle of frailest copper, a summers hailstone too hard to conceal, perishableness advances, vanity of vanities

Endless oceans of lifeless prayers, justice has closed mercy's door, the skeleton rose to carry out his duty, to make his arrows drink with blood

Vanity of vanities, all is vanity

A shackle of frailest copper, vanity of vanities perishableness approaching, all is vanity

Within sin dwellest death, within sin dwellest death

A shackle of frailest copper, a summers hailstone too hard to conceal, perishableness advances, vanity of vanities

A wingless mosquito, jumping, around the light of inanition, a twinhung meagre with compulsion, vanity of vanities

Vanity of vanities; all is vanity. Vanity of vanities: all is vanity

Thou fair one behold these bones,
Thou learned one see these empty skulls,
Thou wealthy one consider this dust
Thou thrall see thee rest,
Thou king see thee destiny, thou thrall see thee rest


miércoles, 16 de noviembre de 2016

nota filológica: barba florida

Está gracioso, ¿no? Dispuesto a combatir en la batalla.
Es posible que si eres un curioso filólogo o lector de literaturas antiguas por eso del placer estético y la épica arcaica que produce en nuestras almas, puedas encontrar o ya lo hayas hecho en poemas épicos el adjetivo-epíteto florida aplicado a la barba.  De este modo, encontramos en el Roncesvalles,
v.32 por las barbas floridas bermeja sallia la sangre
Citado de la edición de Menéndez Pidal (1948). Habrá quien imagine una barba adornada con flores o, en el mejor de los casos, una muy poblada, así como una planta florida está llena de flores. A parte de estas cómicas interpretaciones, una más que la otra, todo hay que decirlo, existe la nota que Menéndez Pidal, a pie de página, sitúa para explicar la imagen de aparente fácil interpretación, en dicho verso. Dice así la nota:
Barbas floridas; en antiguo francés el participio flori, además de significar "cubierto de flores", se aplicaba a los cabellos y a la barba, significando "blanco, cano" ("vos estes vieus et chenus et florís"); por comparación con el almendro o el espino en flor ("blanche ad la barbe cume flur en avril", "cume flur en espine", Roland 3503, 3521); Carlomagno es siempre descrito a la barbe florie. En un romance cidiano: "Viejo que venís, el Cid, viejo venís y florido".
Bien, espero que esta nota curiosa, sirva para una lectura más placentera de vuestras épicas.
Quiero añadir, unos días después de publicar la nota filológica, una cita del Cantar de Roland, en su versión española de Isabel de Riquer, publicado en Gredos (1999), donde en la traducción de la tirada octava, en la frase correspondiente al verso 117 (la traducción está en prosa) encontramos: "Blanca es su barba y la cabeza florida...". No hay ninguna nota filológica a pie de página que explique qué significa. Esperamos con nuestra entrada, si es alcanzada por algún lector del Roland, que esta duda sea resulta.

Bibliografía:

 Menéndez Pidal, M. (1948). Tres poetas primitivos. Elena y María. "Roncesvalles". Historia Troyana Polimétrica. Austral, Buenos Aires.
Riquer, I. de (1999). Cantar de Roldán. Gredos, Madrid.

sábado, 12 de noviembre de 2016

otra opinión fiable contra el sistema educativo actual

Os presento la oinión de Inger Enkvist,  a través de la entrevista a la que ha respondido en el diario El Mundo. El enlace original es: http://www.elmundo.es/cronica/2016/11/11/581f0cde268e3e502d8b456c.html

Entrevista de BERTA G. DE VEGA.

Su discurso no casa muy bien con los recientes entusiastas de la nueva educación, la que cree que los niños se aburren en clase por culpa de un sistema que no ha cambiado tan rápido como la tecnología. O sea, muchos de los acólitos del educador británico Sir Ken Robinson, los que piensan que los niños ya no pueden permanecer sentados en clase, los que creen que los colegios matan la creatividad, los que abominan de una mínima memorización.

Además, para los que confían en que un pacto educativo de todos los partidos es la panacea para los problemas de fracaso escolar que padecemos, Inger Enkvist no trae buenas noticias: quizás es más cuestión de lo que se respira en el ambiente, en casa, que en la letra pequeña de una nueva ley, como han demostrado los distintos estudios de los que ella se hace eco en La buena y la mala educaciónsobre distintas comunidades de inmigrantes por todo el mundo. Es incómodo pero, ¿por qué los descendientes de chinos lo hacen mejor que los de mexicanos en California con exactamente el mismo sistema educativo?

En España, hace años, la llamaron para escuchar su opinión sobre la ley catalana de Educación. Allí, en el Parlament, habló de resultados de la educación diferenciada entre niños y niñas. Pero un parlamentario de Esquerra le dijo que los colegios femeninos y masculinos en este país eran un símbolo de la Iglesia y de la dictadura. Quizás por eso, porque sabe lo fácil que se embarra aquí el debate, Enkvist se muestra cauta a la hora de abordar algunos asuntos. De los otros... aquí está ella.

P. Cuando lee o escucha que hay que cambiar la educación porque seguimos dando clase como en el siglo XIX, antes de que existiera Google, una de las frases más recurrentes entre los gurús de la nueva educación, ¿qué piensa?

R. Eso lo dice alguien que no es educador. En la educación de base, fundamentalmente la obligatoria hasta los 16 años, lo que necesitan aprender los alumnos no tiene que ver con Internet. Necesitan lengua, matemáticas, geografía, historia... Necesitan convertirse en buenos lectores con un amplio vocabulario y una sólida base de conocimientos generales sobre el mundo. Para conseguir esto, Internet es más una distracción que una ayuda. Internet les va a servir después de conseguir esa formación de base. Es magnífico para la persona que ya tenga conocimientos y necesite comprobar un dato o la ortografía de un nombre. Para sacar provecho de la Red, el usuario debe saber formular una pregunta y evaluar la respuesta, y eso no es el caso del alumno promedio. Se podría hablar también de un error de percepción. Hay mucho material en Internet, es cierto, pero el problema del educador de hoy no es tanto tener acceso a materiales para ilustrar lo que deben aprender los alumnos como el problema de la voluntad de hacer un esfuerzo prolongado para aprender.

P. En muchos países occidentales, por las encuestas de Pisa sabemos que los niños de familias sin recursos económicos apenas tienen oportunidad de llegar a la universidad. ¿Qué está pasando? La educación ha dejado de ser un ascensor social...

R. Tiene que ver con varias cosas pero se pueden señalar unos factores. El primero sería que, en el Estado del bienestar, los alumnos no sienten la urgencia de antes de estudiar para sobrevivir social y económicamente, y tampoco los padres ven así la situación. Segundo, con el Estado del bienestar se han difundido teorías permisivas en la educación que dicen que los profesores deben aceptar que no haya tanta disciplina en clase. Se dice que el aprendizaje debe ser divertido y, si no es así, los alumnos están en su derecho de rechazarlo. Esas teorías son negativas para todos, pero sobre todo para los que aprenden menos en su casa. Finalmente, esos factores han llevado a que no sea tan gratificante ser profesor, con lo cual los estudiantes más inteligentes e idóneos para ser profesores se dirigen hacia otras profesiones. Los nuevos docentes quizá no tengan la misma capacidad de ganarse a los alumnos con menos interés para los estudios.

P. En su libro de La buena y la mala educación, describe la educación en barriadas francesas como aterradora, con adolescentes que apenas se sitúan en el mundo. ¿Cómo se ha llegado a eso?

R. Mi explicación es que grupos de intelectuales han machacado a políticos y profesores diciendo que Occidente sería opresora y que su cultura sería "excluyente". Esto ha creado una duda de si es legítimo enseñar lo que se enseña desde siempre y en particular si es legítimo exigir que personas de otro origen étnico aprendan lo que típicamente contiene el currículum en una escuela occidental. El resultado es que los profesores no exigen un esfuerzo, los alumnos no aprenden y, a pesar de esto, obtienen el aprobado, y los políticos no intervienen porque no se sienten seguros de su mandato para intervenir. Se invierte un dineral en las escuelas pero no se obtienen resultados y se convierten en guarderías para adolescentes. Tras la edad escolar, estos jóvenes están desamparados ante la vida en una sociedad moderna.

Estudiantes aislados

P. Cuando dice que en esas barriadas de París están desamparados y perdidos en el mundo, ¿podría explicar en qué sentido? Y no pasa tanto con las chicas musulmanas. ¿Por qué cree?

R. Si los alumnos del origen que sea no adquieren en la educación primaria un vocabulario amplio, unos conocimientos del mundo y una conducta socialmente aceptable, nunca llegarán a «entrar en el mundo del libro». No se acostumbran a ver el mundo desde diferentes perspectivas, como la de un adulto o la de un anciano, de alguien de otra cultura, de otra región geográfica o de otra etapa histórica. Así corren el riesgo de adquirir menos flexibilidad mental... Sin conocimientos previos sobre el mundo y sin un vocabulario que vaya más allá de las 500 palabras e incluya las abstractas, los chicos no entienden ni el telediario. No sólo es que se sientan aislados del resto de la sociedad, es que lo están. A su vez, eso lleva a que todas las noticias les lleguen de sus compañeros en el barrio y eso da por resultado una tendencia a juzgar todo desde la perspectiva del círculo inmediato de amigos y conocidos. Así pueden crecer Estados dentro del Estado, sociedades paralelas. Se trata de un círculo vicioso. El desarrollo descrito es más frecuente entre los chicos que entre las chicas porque las familias tradicionalistas suelen acostumbrar a las chicas al trabajo y al autosacrificio. Además, para ellas, el estudio suele verse como una manera de escapar del control de la familia y, por eso, se esfuerzan más. Finalmente, en bastantes ambientes machistas, suele estar más aceptado que estudie una chica porque suelen considerar que estudiar es algo femenino.

P. Ahora en España mucha gente fía la solución de los problemas de la educación a que se alcance un pacto de partidos políticos pero, en su libro, describe a comunidades de chinos que lo hacen muy bien en China y también en California. ¿Hasta qué punto el desempeño académico depende de los valores familiares más que del sistema educativo?

R. La cultura de la casa es muy importante y más importante que el nivel socioeconómico. El ejemplo de los chinos en Occidente no cuaja con la visión de algunos partidos políticos de que todo depende del nivel económico y no del respeto por la educación y de la voluntad de los alumnos y de sus padres.

P. Si alabamos la educación de los niños chinos en sus familias, los hay que enseguida traen a colación la felicidad y vienen a decir que esos niños no lo son. ¿Hay pruebas de que así sea? ¿Qué deberían aprender en algunas casas occidentales de esa cultura de los padres chinos?

R. No hay ningún indicio de infelicidad generalizada entre los alumnos de alto rendimiento escolar. Si antes en las escuelas occidentales existía una cultura del esfuerzo sin que nadie dijera que los alumnos exitosos eran infelices, ¿por qué ahora lo dicen?

P. La empatía es una palabra que se ha puesto de moda en la educación pero a veces da la sensación de que, cuando se conocen las circunstancias específicas de cada alumno, se puede caer en la tentación de sentir pena y exigirle menos de lo que puede hacer. ¿Es así?

R. Hay unas corrientes educativas que enfatizan la empatía y proponen una educación «del cuidado», terapéutica. Es una corriente fuerte en la educación preescolar y en la educación primaria. Esta empatía puede ser negativa si no se combina con un enfoque en el aprendizaje porque, aunque protege al joven al comienzo, podría dejarle sin conocimientos para la vida adulta.

P. Suecia es modelo en la introducción del cheque escolar, con el que los padres eligen el colegio que quieren para sus hijos, ya sea privado o público. Y los resultados se ven con cierto escepticismo. ¿Cómo cree usted que ha funcionado?

R. El cheque escolar fue introducido en una situación muy especial, y por eso lo que ha pasado en Suecia no se puede tomar como un ejemplo general de cómo funciona este sistema. El cheque escolar significa, en el caso sueco, que toda la educación se paga con el dinero de los contribuyentes pero la gestión de una escuela puede ser privada. Sin embargo, los currículos, la ley escolar y las reglas administrativas son iguales para todas las escuelas. Cuando se introdujo al comienzo de los años 90 había un gran descontento con la educación pública, y lo que sucedió fue que se crearon cadenas de escuelas gestionadas por empresas más que por profesores idealistas. Estas escuelas atraen cada vez a más alumnos porque, desde entonces, la situación general de las escuelas públicas ha seguido empeorando debido a varios factores. La situación no se ha arreglado y una de las causas es que la energía del sistema escolar se dirige hacia la integración de los nuevos grupos de refugiados asiáticos y africanos.

La politización

P. Según explica usted, la educación, al menos en algunos sitios, se ha mezclado con la ideología, sobre todo de izquierdas, como cuando se pone en cuestión el papel de Occidente en el mundo. ¿Cree que también ha desempeñado un papel el nacionalismo como ideología en Cataluña, región que usted conoce bien?

R. Sí, obviamente. La educación ha sido el instrumento principal para el nacionalismo.

P. En ambientes tecnológicos ahora no se ve machista poner a las niñas en clases diferenciadas, sólo para ellas, para aprender a programar, por ejemplo. ¿Cree que en España el debate de la educación diferenciada está contaminado por prejuicios de la dictadura y de la Iglesia?

R. Creo que el tema se ha politizado en España y que se ve conectado con la Iglesia católica. No se toma en consideración lo propiamente educativo.

P. Si el Estado de bienestar ha conseguido un nivel mínimo en el que no se incita a los más perjudicados a luchar por la excelencia académica, ¿eso cómo se arregla? ¿Cómo se puede motivar a los de más abajo a ser excelentes y, así, en cierta manera, acortar la brecha de la desigualdad?

R. Haría falta más tiempo para contestar a la pregunta pero, en resumen, sería preciso hacer lo contrario de lo que se hace ahora. No tener promoción automática, ofrecer itinerarios interesantes para los alumnos que se esfuercen, y atraer a excelentes profesores en todos los niveles, y sería muy importante especialmente en la educación primaria.

P. Ahora parece que andamos todos un poco obsesionados con Finlandia como modelo educativo, pero, si tuviéramos que imitar lo mejor de un país, ¿con qué modelo se quedaba usted?

R. Mejor que mirar hacia cierto país es asegurarse de que funcionen cuatro factores: los alumnos deben aceptar que estudiar significa esforzarse, los profesores deben estar cuidadosamente seleccionados y tener una formación sólida, los padres deben apoyar la educación escolar de sus hijos y tener confianza en los profesores y el Estado debe establecer currículos y tipos de exámenes adecuados para asegurar la calidad del sistema educativo.

Toda la negrita es mía y ha sido publicado con permiso de la autora de la entrevista.