sábado, 26 de octubre de 2013

Aproximación a la música, de Manuel Valls Gorina.

Siempre es un placer encontrarte con algún libro que suponga un excurso en la línea que uno lleva y si además sirve para acrecentar el conocimiento a base de datos y de reflexión nueva mejor que mejor. El desarrollo cognitivo nunca para.



El título completo del libro es: Aproximación a la música. Reflexiones en torno al hecho musical. La imagen nos da la información sobre la editorial y la mítica colección a la que pertenece el ejemplar que poseo. Nos enfrentamos a este libro con muchas ganas, pues prometía ser una lectura ligera y de no muy larga duración, como así fue. Algo que sorprendió mucho fue, sin duda, el que el autor, licenciado en derecho, fuera un hombre de tan vasta cultura musical y de un estilo erudito con conocimiento profundo de la lengua española, lo que hace la lectura muy agradable y nada chabacana. Y es que la erudición sabe usarla, no para abrumar, sino para aleccionar, y no para otra cosa uno se compra este libro.

Es un libro que repasa la el hecho musical atravesando diversos espacios de los que el concepto atraviesa. Nada mejor que el índice para comprender lo que quiero decir:

1- acerquémonos al sonido. 2- de la música utilitaria a la especulación sonora. 3- aspectos de la música en nuestro planeta. 4- la música como expresión del sentimiento religioso. 5- aparece el compositor (o el canto al amor humano). 6- diversos aspectos de la música instrumental (de la caña horadada a los electrófonos). 7- Las paradojas de la música orillada (o la música al margen de la música). 8- origen y evolución de la zarzuela y otras cuestiones afines al arte lírico español. 9- comparece un nuevo invitado, el público. 10- ¿qué ocurre con la música actual? 11- Viaje musical por las tierras de España. Sinopsis de la historia de la música.

Se comprueba rápidamente que desde el aspecto físico hasta la situación más actual (años 70) del autor, no deja nada en el tintero. No es menos cierto, que aunque menciona y repasa músicas del mundo, se centra especialmente en la creada en Europa, que es a la que el lector está más acostumbrado. Si es que lo está a alguna, ya que el autor considera música como hecho en sí mismo, y no como mera excusa, a la compuesta por un compositor para instrumentos no electrónicos, aunque no se le escapa estos, que menciona y refiere cuando habla de algunos compositores. Su tesis es que la música en sí misma, la que se hace para escuchar, y no para apoyar una obra de teatro o la militar que tiene sus fines, o la religiosa que tiene los suyos, es un "invento" occidental y sólo producto de la música culta. 

Quizás, si rehiciera el libro en nuestros días, cambiara ese concepto, pues no es poca la música que se ha realizado (ya en los días de la escritura del libro) que al margen de la letra, la música estaba compuesta a base de una complejidad que podría dejar patidifuso al mismo Schönberg. Pero es más, él se centra en algunos puntos en los géneros operísticos, así que el hecho de que está música con letra a la que me refiero no es excusa para rechazar la validez musical para ser escuchada de las piezas a las que me refiero. También es verdad, que siendo los artículos previos a la publicación del libro, aún no llegara a sus oídos lo último de la música "ligera", del rock sinfónico, en el que ya había composiciones con estructuras de música culta llevada al rock. Pero esto es elucubrar.

En definitiva, es una obra comprometida con el mundo musical, y preocupado por la música y su futuro. Fácil de leer, se lo recomiendo a cualquiera que, interesado en la música, se anime a buscarlo.