sábado, 24 de septiembre de 2016

Fáfnir... y Tolkien

Piedra de Sigurd en Göksten (Näsbyholm). Se ve perfectamente a Sigurd matando al dragón con un pájaro encima.
   
      Érase una vez... allá por marzo de 2015, publiqué un artículo sobre Midgardsomr, uno de los dos dragones que Tolkien menciona como únicos mencionados por la literatura nórdica medieval. Si queréis revisitar (o visitar) esa entrada (hecha con un poco de desgana, pero con mucho amor y cierto trabajo) os dejo el enlace:  http://alargamientocompensatorio.blogspot.com.es/2015/03/midgardsomr.html
     En aquella y en otras entradas posteriores mencioné mi compromiso con realizar la entrada referente a la siguiente bestia, Fafnir. Ese momento ha llegado. Además, Fafnir aquí va a ser tratado en su contexto medieval, no en la recreación posterior romántica. Por tanto, nos vamos a limitar a la Edda Mayor y Menor. Veremos qué se dice de él y cuánto sale en dichas obras (AVISO: ¡¡no voy a hacer una paráfrasis de su historia, os leeis los poemas!!). Veremos quién era, algo sobre su tamaño y su papel como ser sabio y hechicero, con lo que concluiremos con la importancia del dragón en las Eddas y su trascendencia en la literatura posterior como arquetipo de dragón. Además, iremos insertando notas sobre la utilización de Tolkien de ciertos motivos relacionados con Fáfnir.
     Podemos empezar por el comienzo, el parentesco. Según la explicación sobre el kenning (como una perífrasis metafórica para un objeto) "la indemnización de la nutria", que es uno de los nombres del oro, Snorri nos dice que Fafnir es hijo de Hréidmar y hermano de Nutria (Ott o Odder) y Regin. Y bueno, ese Nutria está en el peor lugar que podía estar, pero a la vez en el mejor, porque gracias a su encontronazo con Odín, Loki y Hónir ahora tenemos un corpus muy rico sobre un tesoro, un anillo y ...
     Pero aún Fáfnir no es un dragón cuando ocurre esto. Fáfnir, humano, mata a su padre por querer "la indemnización de la nutria", junto con su hermano, y al final, los hermanos se pelean por el mismo motivo. Fáfnir huye con todo el oro y se hace una madriguera, donde se refugia, adopta la forma de dragón y se queda sobre él guardándolo. Y Tolkien, que sabe del poder de la imagen del dragón-humano, avaricioso, sobre un tesoro maldito, supo qué hacer con ella como se puede comprobar en El Hobbit o en El Silmarillion . Añado, aunque se sale del tema principal, que antes de eso, Fafnir se puso un yelmo, llamado Yelmo de Espanto, que asustaba a todo el mundo, lo cuál también me recuerda a Túrin Turambar y el yelmo por el que era reconocido por todos.
     Conocida su filiación, se puede hacer una apreciación sobre su tamaño, muy distinto al del Midgardsomr. Quizás tamaño humano. Veamos cómo sigue la historia.
     Al oro también se le llama "la madriguera de Fáfnir", y aquí quiero hacer otro paralelismo con Tolkien. Sígurd, ahijado por Regin, y convencido de matar a Fáfnir, y una vez cerca de la guarida, hizo un agujero en el suelo en el que se escondió. Al pasar Fáfnir por encima, tendría que ser grande, yendo al agua a beber, Sígurd lo atravesó con una espada forjada por Regin para tal fin. Otro paralelismo con Túrin, para los que conocemos su historia. Una vez muerto Fáfnir, Sígurd asa el corazón del dragón y, gracias a chuparse el dedo tras tocarlo, aprende el lenguaje de los pájaros. De este modo, escucha a unos pajarillos hablando sobre lo que estaba ocurriendo, y esto es que Regin, que lo había acompañado hasta la guarida y estaba esperando a que se asara el corazón, estaba tramando matarlo. Esto, sin duda, es otro motivo narrativo tomado por Tolkien; muy claro en, sobre todo, el Hobbit.  En el Cantar primero de Gudrun, ya en la Edda Mayor, se cuenta que parece ser que Gudrun también había comido del corazón de Fáfnir, aunque no se cuenta cómo ni por qué, aunque se puede intuir que Sígurd llevaba consigo trozos de él.
     Quiero, en este momento, hacer un inciso aquí. Tolkien no plagió en ningún caso. Jamás negó que una de sus grandes influencias era la mitología nórdica, y las Eddas en especial (sólo recordemos el nombre de los enanos y de Gandalf). Tolkien lo que hace es tomar motivos narrativos (como se hizo desde la Biblia o la Ilíada) para recrearlas, que es lo que los grandes escritores han hecho. Además, una de sus intenciones primeras era la de crear un corpus mitológico para Inglaterra, para los anglosajones modernos. Qué mejor forma que tomar motivos germánicos nórdicos (pues los anglosajones lo son) y recrearlos. Un diez para Tolkien, pues, además, lo hizo maravillosamente bien.

Sigfried y Fáfnir. H. Henrich, 1906
 Retomando el hilo, es muy interesante cómo se unen las historias del origen de la maldición del oro con Sígurd. La parte mitológica (la más fantasiosa) del corpus medieval nórdico-islandés se une a la parte legendaria-histórica. Y así queda unida la realidad con la fantasía. Y digo esto, porque como dije en  otro momento, detrás de la historia de los Volsungos (Nibelungos) está la historia de los godos, burgundios, hunos, etc.
     Este oro llegó al final a manos de Gúnnar y Hogni (según versión de Snorri) y antes de ir a casa de Atli (Atila) dejaron el oro en el Rin, el cual, según Snorri, no había sido encontrado nunca jamás. Y, a partir de aquí, la historia es larga y compleja  como en mi otra entrada se puede comprobar, quien esté interesado en ello. Fáfnir no aparece más como personajes, por su deceso. Por tanto, no es pertinente que sigamos con ella.
     Dicho esto, "la herencia de Fafnir" o "El Mídgard de Fafnir" son otros nombres que recibe el oro en la poesía escáldica.
     Esto que he contado aquí, está sacado de la Edda Menor. En la Mayor  sólo se corrobora lo expuesto.
     En El canto de Hyndla, Sígurd aparece como "aquel tan terrible que a Fáfnir mató".
     En Las predicciones de Grípir, este le dice a Sírgurd:
"Matarás tu solo      al dragón fulgurante
al gran codicioso     que está en Gnitaheid;
al uno y al otro     muerte darás, 
a Regin y a Fáfnir;     bien dice Grípir"
...
"Tú la guarida      hallarás de Fáfnir
y dueño te harás     del tesoro hermoso;
cargarás aquel oro     a lomos de Grani,
a Giuki le llegas,     al fiero señor."
...
"Duerme en la peña     la hija de rey
tras la muerte de Helgi,     clara en su cota;
allá cortarás     con tu dura espada,
con el fin de Fáfnir     rajarás su cota."
     Y nos cuenta el final de una de las historias. Pero bueno, hay que entender que el público real de esta historia nacía escuchando las hazañas de Sígurd, por lo que al llegar a sus manos u oídos la composicón poética, ya conocía lo que ocurría. Tengamos en cuenta que la última aparición de Fáfnir en estas estrofas es un kenning para decir "espada de Sígurd".
     En Los dichos de Regin, aparece la historia ya resumida aquí de Snorri, pero ampliada (no olvidemos que Snorri resume de las Eddas y otros textos las historias que explican los kenningar), hasta justo antes de ir a la guarida de Fafnir. A continuación comienzan Los dichos de Fáfnir, en donde, una vez herido de muerte el dragón, habla. Aquí, vuelve el paralelismo con Tolkien, pues en la conversación Fafnir-Sígurd, se da un motivo que es tomado también por el escritor inglés en la conversación Smaug-Bilbo: la anonimia del visitante. Ni Bilbo ni Sígurd dan sus nombres reales, sino términos metafóricos que podrían representarlos, aunque Sígurd al final sí dice su nombre y parentela.
     Ahora también estamos en condiciones de mencionar otro detalle de Fáfnir, y es su control sobre los hados, su capacidad de profetizar y su sabiduría cósmica.
     Fáfnir repite la maldición que Andvari dijo en el primer robo del oro, condenando a un sino horrible al portador del oro. mostrando así un poder que aunque supuesto, no había sido mostrado aún. Sígurd mismo lo considera sabio y departen sobre el origen o la naturaleza del concepto destino, personificado en las nornas y también sobre el mismo Ragnarok.
     Y esto es lo que se nos ha contado en las Eddas sobre Fáfnir. Si consideramos a Fáfnir como el padre de los dragones, el arquetipo del dragón en Europa, hay que concluir que la visión de él ha sido modificado con el tiempo. No pareció ser muy grande, y su terror parecía venir más del yelmo que de él mismo, como así le menciona a Sigurd en la conversación antes de morir. Parece, así, que su papel no es tanto como la de una bestia terrible, la del dragón, como hoy se nos venden a dichos seres, quizás más un producto tardomedieval o Renacentista, como el ser un arquetipo de la avaricia y la hechicería.
     Podemos intuir, y esto requiere de otro estudio, que el que tenga figura de dragón pueda ser una circunstancia casi anecdótica, pues podría haberse convertido en una vaca. Es decir, que pudiera ser que primero ocurrió esta leyenda y de este modo se vieron unidos los conceptos dragón-avaricia-poder, pero pudiera ser que primero existió dicha unión conceptual y, por tanto, la elección del dragón como motivo no fuese casual o arbitraria.
     Sin embargo, que el papel del dragón como ser terrible, enorme, como Smaug, intuyo que vino después, o eso intuyo por el poco papel y el poco terror de dicho ser en esa historia. Lo que sí trascendió y se mantuvo fue el papel del dragón como ser sabio y hechicero, y es lo que creemos que hay que rescatar de estas referencias que aquí hemos recogido, existiera antes de esta historia o precisamente gracias a esta leyenda.

     También quería destacar cómo Fáfnir aparece más relacionado, unido, al mundo legendario (saga de los Volsungos) mientras que Midgardsomr lo está al mundo mitológico. Esto me hace pensar que los tamaños y el poder expresado por cada una de las bestias está seleccionado acorde al contexto creativo, mental, de sucesos en el que se encuentran estas. De tal modo, en el universo (en el sentido más mental que real) más humano, el dragón es menor y se relaciona con humanos, mientras que en el universo de los dioses, el dragón es de proporciones suprahumanas, inmensurables y se relaciona con dioses. Además, me da la impresión de que Midgardsomr es un ser más importante en el corpus poético de las Eddas, porque parece que aparece más en las Eddas que Fáfnir, pero esto lo digo desde la distancia temporal, como un recuerdo.
     Eddas porque leer estas obras nos enriquece como habitantes de Europa. Así como de la obra de Tolkien La leyenda de Sigurd y Gudrún, donde trata la saga de los volsungos con mucho respeto y calidad. Y por supuesto, no os perdáis El Hobbit y El Señor de los Anillos teniendo en cuenta la intertextualidad con la literatura nórdica. Os aseguro que se disfruta mucho más. Veremos, en una próxima entrada, la posible relación de este mito con iglesia española.
Por no acabar con una suposición, para acabar con una afirmación, quiero recomendaros la lectura de las

Fuentes:
 Lerate, L. Edda Menor. Madrid, Alianza. 2008.
             -Edda Mayor. Madrid, Alianza. 2009.

Además, he encontrado unas páginas que pueden interesar a los frikis de la mitología nórdica. 
---Un blog sobre el mundo nórdico. No me he parado a mirarlo, pero parece muy muy interesante, con mucho material en inglés y en español: http://sagaland.blogspot.com.es/2007/02/los-dichos-de-ffnir-edda-mayor.html
---Un diccionario con términos mitológicos: http://www.alconet.com.ar/varios/mitologia/germana/diccionario/f.html
---Una colección de imágenes de fáfnir: https://es.pinterest.com/nightsparklies/fafnir/
Bremen
No tengo ningún derecho sobre las imágenes, todas han sido tomadas de internet.

Os pongo aquí el enlace de la entrada posterior a esta en la que pongo imágenes de Fáfnir en dos iglesias medievales, una en Noruega (ya destruida la parte que recoge la leyenda) y otra en España: http://alargamientocompensatorio.blogspot.com.es/2016/09/fafnir-y-sigurd-en-espana.html