sábado, 9 de marzo de 2013

Análisis de un artículo nefasto.

El periodismo se está convirtiendo cada vez más en una salida para gente que debería dedicarse a otras cosas. Son muchos los motivos por lo que digo esto: desconocimiento (o falta de conocimiento serio) de la historia de cualquier momento, falta de cultura general (algunos sólo se interesan por lo marginal), incapacidad para escribir de una forma que se pueda considerar de valor, alguno ni siquiera de forma correcta... 

Hoy me han pasado un artículo que contenía indicios de que estaba ante una mina. Os dejo el enlace del artículo, por si queréis leerlo antes del análisis que realizaré a continuación. Autor: Rubén Amón , título: "El 'dream team' del cónclave". 
Enlace: http://www.elmundo.es/elmundo/2013/03/09/internacional/1362844011.html

No eres un buen (lo que sea) sin foto con mano en la barbilla. http://www.elcultural.es/imgNoticias/2010/621_1.jpg

En el primer párrafo encontramos el primer desacierto: Incluso el campanario de la iglesia se expone con la arrogancia de una almena/búnker desde la que puede vigilarse cenitalmente la cúpula de San Perdro. Si lo que quiere es componer una palabra que no existe mediante la unión de otras dos, pero queriendo mantener cierta independencia semántica de cada una, debería haber puesto un guión, no una barra. Cabe la posibilidad de que utilice la barra señalando la doble posibilidad, siguiendo lo que dice la RAE: 

Colocada entre dos palabras, o entre una palabra y un morfema, indica la existencia de dos o más opciones posibles. En este caso tampoco se escribe entre espacios y puede sustituirse por paréntesisEl/los día/s pasado/s; Querido/a amigo/a.

Sin embargo, la explicación de la RAE es algo ambigua porque está ejemplificado con alternancias morfológicas y no sabemos, no se niega, si se puede utilizar con posibilidades léxicas. Creemos, sin embargo, que en este caso no se plantea la doble posibilidad, sino que se refiere a una sola palabra, ya que la sustantivación de la oración de relativo siguiente se hace con el artículo "la". 

En el segundo párrafo, tenemos: Entiendo que es una comparación pagana e irreverente , irreverente sin duda, pero ¿pagano? Yo no digo que conozca el diccionario, evidentemente, pero sí que no use mal palabras, es decir, que aquellas que use, las use bien.

En el siguiente párrafo fíjémonos en el siguiente segmento: ...no está claro si el cónclave se celebra en la Capilla Sixtina o si lo hace realmente entre las paredes del Colegio Pontificio. Lo que no está claro es si ese "no está claro" hace referencia a una impresión general o a la suya propia. Si no es suya la impresión, se entiende el resto del párrafo, pero, como yo creo, se refiere a sí mismo, deja de tener sentido, ya que si él tiene la impresión de que el cónclave se realiza en el Colegio, sí sabrá el motivo, que parecen ser dos, como una lectura atenta del artículo descubre, y un análisis del texto demuestra. Veamos el problema. Escribe nuestro periodista a continuación: 
Bien porque el 'dream team' aporta tres papables -O'Malley, Dolan, Wuerl- o bien porque la selección americana, compuesta por 11 cardenales, a imagen de un equipo de fútbol, puede ejercer en la designación del futuro pontífice la misma influencia que ha ya demostrado en los prolegómenos del cónclave.
Ese "bien... o bien" nos muestra que él no sabe el motivo, pero que hay dos posibilidades. Sin embargo, como he dicho, el resto del artículo habla tanto de los 11, como de los 3. Por tanto, tenemos la impresión de que la impresión es suya y que es por ambos motivos, si no, ¿para qué iba a escribir un artículo sobre algo que él no piensa y no sabe solucionar? ¿está justificando su sueldo? Como nos negamos a creer en tan nefando motivo, preferimos pensar que simplemente no sabe escribir como un periodista ideal debiera. Así, siendo, sin duda, su opinión, concluimos que no sabe realizar esta correlación, que debería haber sido estructurada mediante el conector compuesto: "tanto... como", por ejemplo, u otro similar.

Otra "chunguez" de este señor y del periodismo general es el uso impropio del término "papable". Papable, al contrario de lo que dice el DRAE, es cualquier persona que reúna las características que te habilitan para ser Papa. Es el problema de cuando el lexicógrafo se mete a poeta y el periodista a informador.

Minucias: pontífice, cuando se refiere al Papa, no es obligatorio, pero sí es lo normal, que se escriba con mayúscula. Por el contexto se sabe que aquí pontífice hace referencia, por antonomasia, al Papa, pero no es menos cierto que podemos llamarlo Sumo Pontífice, para nombrar al Papa, de modo que lo diferenciamos del resto de pontífices católicos. 

Pasemos, por fin, al siguiente párrafo, en el que nos encontramos algo curioso y que puede pasar desapercibido en una lectura normal, ya que el "contenido textual" (espero que esté bien dicho así) está ahí, es "aprehensible". El problema es este: las advertencias al hermetismo es de un absurdo grande, ya que no se le puede advertir, en un contexto real, al hermetismo, sino a los cardenales, sobre el hermetismo. O expréselo cada cual como prefiera, pero no "advertencia al hermetismo no".

Una "chuminá" (por comparación con lo demás que estoy comentando aquí) sería el poner iglesia y no Iglesia. Pero vamos, esto es más que un error lingüístico, de propiedad escrituraria.

En la siguiente sección, con el título "javierserrano" de 'El libro negro', de tres párrafos, tenemos algunos datos distintos a los anteriores. La diversidad y cantidad es asombrosa. Por ahora no ha faltado ni un párrafo.

En el primer párrafo tenemos esta enunciado: Empezando por las 300 páginas del dossier secreto "Vatileaks" que Benedicto XVI ha dejado en herencia al sucesor como si fuera un bizantino manual de incendios, el cual no se ajusta a las normas del bien escritor, algo que se presupone en un periodista. Fijaos en el pre- de presupone. Bien, aquí o falla la puntación, el punto precedente no debería ser tal, o se le ha olvidado eso de sujeto + predicado.  Pero es que no queda ahí todo, ese "empezando" para ser coherente y, además, cohesionador de la estructura discursiva del texto debería haber sido continuado por un: "por otro lado", o "en segundo lugar", o algo similar. 

En el siguiente párrafo tenemos esto: Y, del mismo modo, podría suceder que los purpurados, sin pretenderlo, escogieran en el desenlace a un candidato equivocado.Es un enunciado que en sí mismo tiene sentido, pero que con esa conjunción copulativa que lo relaciona con lo anterior, toma unas implicaciones nuevas, pero que se nos escapan. Se puede interpretar, pero para ello hay que echar mano más a lo que no se ve que a lo que se ve. ¿No creéis?

A continuación encontramos un párrafo con dos enunciados, el segundo de los cuales te puede producir una asfixia irreversible si pretendes leerla con las pausas que te indica, ninguna. Hay que sumarle a ello la inconsistencia semántica: en primer lugar tenemos un uso un poco libre (¿impropio?) de "retrato robot", que si bien es posible, se comporta como marca clara del estilo feo del escritor. Luego, no es el retrato, y nos ponemos puntillosos, lo que requiere un Rambo (podríamos decir algo sobre esa mayúscula, pero no), sino la creación de ese retrato. En este caso sí aparece Iglesia con mayúscula.

Bueno, con este párrafo lo dejamos por ahora, porque si no, el trabajo se convertirá en tripalium. Los cinco siguientes párrafos llegarán pronto. Si veis alguna falta o incorrección, avisad.