lunes, 5 de octubre de 2015

... y en pleno siglo XXI (Segunda parte)


En 2008 publiqué en antiguo blog, aunque no recuerdo si era un myspace de hotmail, o dónde, lo siguiente. No modifico ni una coma.

No consiste en eso la cultura del siglo actual, su excelencia entre todos los pasados y venideros, y la felicidad mia y de mis contemporáneos. El punto está en que se come con más primor; los lacayos hablan de religión; los maridos y los amantes no se desafían; y desde el sitio de Troya hasta el de Almeida, no se ha visto producción más honrosa para el espíritu humano, tan útil para la sociedad y tan maravillosa en sus efectos, como los polvos "sans pareille*" inventados por Monsieur Frivolité en la calle de San Honorato en París.

Dices muy bien -le repliqué- ; y me levanté para ir a mis oraciones acostumbradas, añadiendo una, y muy fervorosa, para que el cielo aparte de mi patria los efectos de la cultura de este siglo, si consiste en lo que éste ponía su defensa.

De Cartas marruecas  de José Cadalso.

* polvos que usaban los aristócratas de la época, signo de clase y distinción.

Mi comentario: ¡cómo la vida misma en pleno siglo XXI, no hemos cambiado nada y mira que ha pasado tiempo!


Así lo publiqué la otra vez. Hoy haría algún cambio formal, como poner Cartas Marruecas en cursiva. En su momento se llamó esta entrada; falta de cultura hoy como en el siglo XVIII, Pero hoy en día prefiero el título que le he puesto, pues me interesa más el tema de la no progresión efectiva en la sociedad humana (aunque sí en la tecnológica-científica, pues es éste el único ámbito de progreso que hay). El título que tiene proviene de un artículo un poco dañino e irónico que publiqué y que ahora también modificaría, quizás, un poco. Es este:  http://alargamientocompensatorio.blogspot.com.es/2014/02/y-en-pleno-siglo-xxi.html

También os dejo esta otra entrada que hice hace ya un tiempo en este mismo blog: 

http://alargamientocompensatorio.blogspot.com.es/2013/03/somo-mas-tontos-ahora-que-hace-2400-anos.html

Así que, por lo que se ve, mi yo de hace 7 años ya miraba por las grietas de esta sociedad hacia otra dimensión más profunda y real, menos contaminada por la imagen que nos han vendido en los institutos y en las televisión de sociedad del progreso y la democracia.