domingo, 26 de octubre de 2014

El Horla y otros cuentos de crueldad y delirio. De Guy de Maupassant

He estado últimamente ocupado escribiendo un relato que tengo casi terminado. Además, otros menesteres me tienen mucho tiempo ocupado, y el tiempo de lectura se ha reducido en algo. Aún así, por fin puedo hablar sobre un libro.

Mi libro es como este, pero de la tercera edición.
Me gustó tanto el primero libro que leí de Maupassant, El Diablo...  ( http://alargamientocompensatorio.blogspot.com.es/2014/05/el-diablo-y-otros-cuentos-de-angustia.html)
que al poco me compré este otro. Lo he leído mucho después, como habréis comprobado, sin embargo, ha merecido la pena. Y, sin duda, leeré más antologías de sus narraciones. Y no tengo duda de que me las compraré en la editorial Valdemar.

El libro es una antología de relatos, traducidos por Mauro Armiño, pero esta vez sin introducción o prólogo. Incluye: El Horla (primera versión), El Horla, La mano disecada, Sueños, ¿Loco?, Un parricida, Suicidas, Carta encontrada en un ahogado, El miedo, La tumba, Carta de un loco, Loco, La muerta, La noche (Pesadilla), Mademoiselle Cocotte, Un caso de divorcio.

Es una colección deliciosa de relatos en los que se vuelve a trazar vivencias realistas, pero de corte demencial. Y decimos demencial en su sentido más puro, pues la mente, con sus trastornos y desvaríos, provoca esas vivencias que acaban en tragedia para la vida de las personas. Queda lejos el tema gótico de estos relatos, de Maupassant. Cuando quise leerlo consideraba que encontraría verdaderamente un desarrollo moderno del goticismo anterior, pero si ya en el otro libro no había mucho que rescatar sobre esto, en esta antología hay menos aún. Queda patente que en sus años el goticismo, conocido y aún usado como excepción, no era para nada lo que más atraía. Maupassant, como buen alumno de Flaubert, no pretende, en ningún caso, salirse de la corte realista, sino, como dijimos también, sólo darle el toque estético macabro que lo convierte, a Maupassant, en tan querido por todos aquellos que disfrutamos con este tipo de literatura de oscuridad, en este caso, la oscuridad de la razón.



Esta vez me gustaría decir unas breves palabras sobre cada uno de los relatos, evidentemente sin desvelar nada, solo tratando algún aspecto sobre los temas, por si os produce curiosidad para leerlo. Antes hay que comentar en cuanto al estilo que Maupassant gusta de escribir relatos en los que el protagonista suele ser el narrador o alguien muy cercano a este, y el tono es de confesión. A veces al narratario, otras veces a un médico o un juez. Este hecho nos introduce en el mundo de las clínicas psiquiátricas en las que el experto escucha a su cliente-paciente para intentar sonsacar las motivaciones o problemas que han causado el hecho trágico.

En cuanto a El Horla, tanto la primera versión, que recibe ese subtítulo por una cuestión de cronología, como la segunda, tratan la misma historia. La primera es una declaración a un médico, mientras que la segunda sería el diario de ese mismo ¿loco? Al final, lo que se nos relata es propio de Cuarto Milenio. (Por si alguien no conoce el programa, dejo aquí el enlace al programa, muy recomendable por otro lado: http://www.cuatro.com/cuarto-milenio/)

En La mano disecada, sí aparece el tema sobrenatural, como hemos dicho más arriba, es algo excepcional, no la norma. En este caso, relacionado con el gótico de unas décadas anteriores, pues hay aparecidos y sucesos no explicables (como en el gótico más puro, por ejemplo, El castillo de Otranto).

Sueños es un relato confesión sobre los efectos de cierta droga.


¿Loco? nos transporta a las patologías sexuales y de posesión. Celos y quizás algo de zoofilia.

Un parricida no necesita mucha presentación. Pero lo importante nunca es, quién, cuándo, cómo... sino el porqué y sus implicaciones psicológicas. ¿Tendrá algo que ver el origen burgués con el refinamiento y la inteligencia? ¿Hablamos de determinismo? ¿Me lo parece a mí o la influencia de Zola es importante? Es, por otra parte, un tema muy tratado por Maupassant como pudimos ver en la otra reseña que hicimos de él con anterioridad.

En Suicidas, Maupassant nos acerca a sensaciones que supongo que no habrá sufrido cualquiera. Sensaciones y sentimientos en los que miras a tu alrededor y sólo encuentras soledad y lo que es peor, miras al pasado y descubres que nada tiene sentido, que estás inmerso en un ciclo del que no se puede salir. Que la vida es un teatro.

Carta encontrada en un ahogado es otro relato confesión en el que el amor es contemplado bajo una luz distinta a la acostumbrada. Da qué pensar y, sobre todo, siendo como es de trágica, no se aleja nada de la realidad.

El miedo es un relato que me recuerda a cierto poema de Zorrilla. Es un relato en el que se trata la gran mentira de la ciencia. Cómo la ciencia elimina monstruos de la mente de las personas, destruyendo el misterio. Sin embargo, siempre puedes encontrar ese misterio, si quieres, incluso en lo más científico, como es una enfermedad como el cólera.

La tumba es otro relato sobre un problema mental, basado en una monomanía terrible y con explicación psicológica.

Carta de un loco trata sobre todo aquello que percibimos por los sentidos y todo aquello, inmensamente mayor, que se nos queda velado. Tema relacionado con El Horla.

En el relato Loco, la lógica lleva a aceptar el asesinato y a criticar al Estado porque castiga el asesinato a no ser que sea ordenado por él mismo. Un relato bastante gore.  Quizás haya sido el que más me haya gustado.

La muerta nos transporta, al menos un poco, a lo gótico, al menos en lo estético, esqueletos que recobran vida, cementerios en la noche, tristeza a través de las tumbas... pero aquí los sobrenatural puede que no lo sea tanto. Estamos, no lo olvidemos, en la literatura realista. Aquí lo que sí es real son los miedos de las personas. El uso del cementerio como ambientación se repite también en un relato de El Diablo..., sería el relato: "Las tumbales".

La noche (Pesadilla) nos vuelve a introducir en un escenario de agobio y terror. La noche crece y te engulle. Este relato más que una confesión es un desvarío de la imaginación del narrador-protagonista, o una alucinación, o un hecho pretendidamente real aunque el final nos deja con la duda.

Madmoiselle Cocotte es un relato que nos acerca al dolor intenso y su efecto psicológico que puede causar un hecho como el que se nos narra aquí. Verdaderamente doloroso.

Finalmente, Un caso de divorcio urga en las causas patológicas de un hecho legal en el que de nuevo, como en ¿Loco?, los posibles y nunca aclarados hechos sexuales llevan hacer posible la narración.

Esto es todo en cuanto a los relatos. Espero que os haya dado ganas de leer esta antología, que me ha resultado muy interesante y muy disfrutable. Ahora empezaré con Danza de Dragones. Como sabéis no escribo sobre los libros de CANCIÓN DE HIELO Y FUEGO por ser de una complejidad grande y no me gusta hacer una entrada para decir que me ha gustado o no. Quizás algún día hable de impresión eso algo relacionado con la literatura de fantasía [no entiendo esta última frase]. Pero eso, quizás otro día.