lunes, 30 de diciembre de 2013

la danza macabra



Nuestras generaciones, al menos los que no hemos vivido del trabajo agrario o ganadero, consideramos como renacer, como el comienzo de una nueva vida, el cambio de año. No significa esto que la primavera no sea, en nuestro subconsciente, o donde sea que se manifieste, un momento que notemos como la aparición de nuevas sensaciones, de un nuevo sol y un brillo lavado por las lluvias claras que nos dan la visión de un mundo brillante. No obstante esto, el cambio de año es el renacer pragmático, en el que todos somos conscientes de que sí hay algo nuevo. Miramos al calendario y lo confirmamos.
   El año, por otra parte, es una batalla, una batalla perdida de antemano, en la que no dejamos de luchar y por fin somos masacrados. Todos los deseos renacidos en el comienzo, mueren al final. El año no deja de ser el reflejo de la vida, ¿también de la historia? Un compendio que cada año se repite. Al final, siempre igual, la muerte.
   Pero la muerte nos trae una nueva vida y vida es esperanza. Y la esperanza se puede abandonar o recoger y, si la recogemos de delante de nosotros para que nos acompañe en ese nuevo peregrinar, puede que retazos de felicidad, como un propio renacer, aparezcan. Las condiciones son difíciles de reconocer, las variables, por difíciles de controlar, obviables, y, al final, sólo vale esperar y actuar. Quién sabe, lo mismo la felicidad dicha venga de un lugar de costas pedregosas y mares bravos, o de otros de profundos bosques, o quizás de uno de altos bloques y calores agotadores. Y si llega, a vivir, a vivir hasta que, al final, venga a llamarnos con su galope mortal.



This ghastly skeleton, bone bare on ghostly nag
Gallops through space
No spurs, no whips
And yet his steed pants towards apocalyps
Nostrils a-snort in epeleptic fit
Headlong they rush, athwart the infinite
With rash and trampling hoof
The cavalier, his flashing sword aflame
Glashes - now here, now there

Amongst the nameless slaughtered horde
Then goes inspecting like some manor-lord
The charnel ground, chill and unbound where
Under a bleak suns pallid leaden glare
Histories great sepulchered masses lie
From the ages near
And the ages long gone by

Death can on both black and white horses ride
Across the threshold of infinity he you guide
Death can step along smiling within the dance
And as a pawn in a game of chess you stand no chance
Death can also beat a drum
He drums hard and he drums soft
The time has come for you to leave the mortal croft
All your dreams he beats into dust
Die, die, die you must

I svangen latta i dansens ringar
I stigen yra i nojets lag
Och myrten blommar och lyran klingar
Men over troskeln stiger jag
D5 stannar dansen
D5 sankas ljuden
D5 vissnar kransen
D5 bleknar bruden