viernes, 23 de agosto de 2013

Relectura de Góngora

Amor se escondía entre un vaso de vino y unas sibilantes encantadoras. Su veneno alcanzóme y su sola ponzoña quedó.