jueves, 28 de febrero de 2013

La muerte como violinista

La muerte, como podréis ir notando, es un tema recurrente en este blog. Hoy os traigo una representación de nuestro único destino. Desconozco el por qué y desde cuándo se la representa así, pero la muerte como violinista tiene un halo de romanticismo, imagino que impregnado por el propio instrumento que porta al hombro, que atrae a los que poseemos el humor negro (en el sentido clásico, claro).

La primera representación es pictórica: el título es: Autoretrato con la muerte tocando el violín, de Arnold Böcklin. Pintor de un Romanticismo tardío, muy inclinado al Simbolismo. Fue un pintor influyente, Dalí fue uno de los que quedaron presos de su influencia o Max Ernst. Entre sus nexos con el Romanticismo encontramos los cuadros de ruinas con paisajes oscuros al fondo, o la misma obra que traigo hoy, de un Romanticismo muy barroco.



Increíble, creo, el gesto del pintor, con un claroscuro que acentúa la penumbra circundante, la luz de la tarde, y de repente, la muerte le sorprende tocando, como premonición, su última melodía.

Melodía, triste, desgarradora a veces, la que el proyecto Demons & Wizards nos transmite en Fiddler on the green, relato descorazonador del adiós último de la protagonista, previo encuentro con la violinista que le pide que le acompañe.

La letra os la dejo a continuación del vídeo.

Sad voices they're calling 
Our precious girl she can't be gone
How bitter this morning 
When daddy's darling 
Went out and started her day

Wasn't there a dream last night 
Like a spring never ending
Still the water runs clear 
Through my mind
On the field I can see a fiddler
The fiddler on the green and the sad boy
I took him too early
Would you mind 
Would you mind
Would you mind
If I take you

To be with you
To be with you
To be with you
To be with you

The sun seemed bright 
The air was clear
The air was clear
A trick of light 
Turned red into green
She saw the light
Her face was pale
Her body smashed
Her beauty's gone

Isn't it a shame 
The reaper said
He is quite alone here
And still waiting for you
Oh I really did fail for the first time 
Spoke the fiddler, poor old fiddler
The fiddler on the green
The fiddler on the green
It would be nice:

Take my hand

Just hold my hand 
I'll take you there
Your pain will go away

La muerte siempre nos acompaña, no debemos despreciarla, mejor conocerla.